Delegaciones Contacto
Artículo

7 ventajas del aprendizaje experiencial en las empresas

El aprendizaje experiencial contempla un proceso de aprendizaje por el cual somos capaces de adquirir y asimilar conocimientos y habilidades a través de la experimentación. Probablemente sea una de las formas más naturales y primitivas de aprender, ya que no solo responde a las necesidades de una gama de diferentes estilos de aprendizaje, sino que también ofrece algunos beneficios clave que otros tipos de formación simplemente no pueden.

Esta metodología de aprendizaje que ahora está tomando protagonismo en el mundo empresarial tiene sus raíces décadas atrás. Por no decir siglos. Si en los años 70 tenemos que hablar de teóricos como Kolb, podemos incluso remontarnos al propio Einstein para entender que el aprendizaje es experiencia. La cuestión no deja de ser: ¿cómo trasladarlo al mundo de los negocios y la formación profesional?

Estudios previos: metodología Kolb

En la década de los 70 David Kolb, teórico y docente universitario estadounidense, desarrolló un modelo de aprendizaje basado en la experiencia. Kolb identificó dos dimensiones principales en el aprendizaje: la percepción y el procesamiento. Decía que el aprendizaje es el resultado de cómo las personas perciben y luego procesan lo que han percibido. Además estableció 4 etapas en su teoría del aprendizaje:

  1. Observación a través de experiencias inmediatas y concretas.
  2. Reflexión sobre esa observación e inicio de una teoría general sobre la información percibida.
  3. Formación de conceptos abstractos basados en las hipótesis creadas.
  4. Puesta en práctica de lo aprendido.

Kolb identificó 4 tipos de perfiles a partir de las 4 fases anteriores:

Perfiles según Kolb:

  1. Perfil activo: la persona se involucra sin ningún tipo de prejuicio en una experiencia nueva. Tienden a actuar primero y pensar después en las consecuencias. Persiguen el ¿cómo?
  2. Perfil reflexivo: adoptan la postura de observador. Son analíticos y estudian los detalles antes de llegar a una conclusión. Persiguen el ¿por qué?
  3. Perfil teórico: su manera de pensar es secuencial y buscan analizar y sintetizar la información. Persiguen el ¿qué?
  4. Perfil pragmático: prueban ideas, teorías y técnicas nuevas. Buscan la practicidad en los procesos, toman decisiones y resuelven problemas. Persiguen el ¿qué pasará si…?

Aprendizaje experiencial, una filosofía de vida

Aprender a través de la experiencia no es algo sofisticado y complejo. De hecho es la forma más natural e instintiva que existe, así es como aprendemos a hablar, a comer, a beber…

En la actualidad este método de aprendizaje experiencial se ha convertido en una práctica muy común en las organizaciones que denominamos “learning by doing”. Una metodología de formación que consiste en “aprender haciendo”. El método implica cometer errores y buscar fórmulas creativas para desarrollar ideas y proyectos en equipo. Con su aplicación se desarrollan habilidades y actitudes que nos permiten crecer y aprender en el ámbito profesional.

Learning by doing: una metodología de formación que consiste en aprender haciendo. El método implica cometer errores y buscar fórmulas creativas para resolverlos y desarrollar ideas

Ventajas del aprendizaje experiencial

Existen una serie de beneficios que repercuten en la empresa a la hora de aplicar esta metodología de aprendizaje que podemos clasificarlos en siete:

1. Experiencia y reflexión

Las experiencias vividas siempre nos aportan y enriquecen, contribuyen a nuestro crecimiento personal. Y cuando crecemos como personas también lo hacemos como profesionales. La experiencia nos ayuda a generar conocimiento sobre uno mismo (cómo somos y cómo nos comportamos ante determinadas situaciones) y ese autoconocimiento nos permite tomar decisiones basadas la reflexión.

2. Motivación del empleado: las buenas experiencias despiertan deseo de superación

En la motivación del empleado está la clave del éxito y el sentimiento de superación es el motor del crecimiento empresarial. Con esta ecuación (motivación y superación) podemos resolver y desenvolvernos en situaciones que están por llegar basándonos en experiencias que ya hemos vivido y que nos han enseñado cómo actuar.

3. Trabajo simultáneo: relación entre lo personal, lo interpersonal y el trabajo en equipo

El aprendizaje experiencial fomenta las relaciones a todos los niveles: vertical y horizontal. Aprender haciendo exige colaboración, comprensión y retroalimentación. Se crean sinergias y se entrena la comunicación efectiva entre personas, pieza angular en la estrategia de la metodología. A nivel interpersonal facilita el proceso de integración para que haya mejoras en el trabajo en equipo.

4. Incrementa el liderazgo: aumenta la confianza en uno mismo

Cuando nuestra confianza se ve reforzada nos sentimos más seguros y estables. Esta seguridad nos permite desarrollar capacidades y aptitudes que impulsan nuestra figura como líder.

5. Integración: crear un ambiente de equipo sano

Cuando trabajamos la empatía, la comunicación efectiva y la escucha activa, estamos sentando las bases de una relación sana de trabajo en equipo. Ser colaborativo y propiciar el cambio nos ayuda a establecer relaciones de confianza entre profesionales. Cuando trabajamos a base de prueba y error es habitual tener que cambiar de idea, ceder y ayudar a los compañeros a desarrollarse a través de tus aportaciones.

6. Aprendizaje rápido: el pensamiento crítico y la toma de decisiones basadas en la experiencia

La interacción permanente entre la acción y la reflexión hace que sea un aprendizaje rápido. Aprendemos con las experiencias y tomamos decisiones según lo que hemos vivido. En base a ello construimos nuestro pensamiento crítico que es el proceso por el que analizamos, interpretamos y evaluamos la información existente respecto a un tema determinado y a través del cual tratamos de esclarecer la veracidad de los hechos.

7. Relaciones sociales: cambiar impresiones y escuchar otros puntos de vista

La empatía, el intercambio de ideas y la escucha activa son aspectos que se ponen en práctica con el aprendizaje experiencial y que favorecen las relaciones sociales, tan importantes y necesarias en el entorno laboral.

Podríamos resumir las ventajas del aprendizaje experiencial en las empresas con una frase de Albert Einstein: “El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información”.

Como explicaba Einsten, aprendemos gracias a la experiencia y la formación en la empresa es una de las tareas más urgentes que tienen como reto las organizaciones de hoy en día. Incluir el aprendizaje experiencial en las formaciones internas sería un inicio para fomentar esta metodología. Conseguiríamos involucrar a las personas y las incitaríamos a cometer errores sin ningún tipo de repercusión, solo como un método para buscar ideas y fomentar la creatividad a través de la experiencia.

AURORA LAPORTA
Responsable Digital para APD Centro.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica