Delegaciones Contacto
Artículo

Flexibilidad laboral: ¿el reto cumplido de las empresas?

Las empresas españolas tienen aún mucho camino que recorrer en materia de flexibilidad laboral. Así lo refleja un estudio de la consultora Randstad, según el cual solo el 68 % de los empleados españoles puede cambiar su horario laboral para conciliarlo con el aspecto personal. Mientras, en el resto de países donde se realizó la encuesta, este porcentaje está cinco puntos por encima, situándose en un 73 %.

Aunque podemos consolarnos con el dato de que Portugal es el único país que concilia peor que España, con un 67 % de los empleados con posibilidades de cambiar horarios, la realidad es que la flexibilidad laboral se ha convertido en la asignatura pendiente para nuestro país. ¿Por qué?

Solo el 68 % de los empleados españoles puede cambiar su horario laboral para conciliarlo con el aspecto personal, según un estudio de la consultora Randstad

Las claves de la flexibilidad laboral

La flexibilidad laboral es el conjunto de acciones en materia de libertad de contratación y derechos laborales para mejorar la conciliación de los trabajadores y favorecer el equilibrio con su vida privada. Las tendencias que se encuentran en este conjunto de medidas son:

1. Horario flexible

Tener la posibilidad de elegir la hora de entrada y salida (dentro de una horquilla) permite al trabajador organizarse mejor en casa. Además, reduce el estrés y mejora el compañerismo, ya que se tiene la libertad de elegir y se pueden adaptar mejor cuando surge algo inesperado.

2. Trabajar a distancia

Se trata de una de las medidas estrella durante la cuarentena, que muchos negocios adoptaron y otros tantos creen que ha llegado para quedarse. De hecho, el Gobierno aprobó una ley para regular el teletrabajo y apoyar esta modalidad. El teletrabajo permite al empleado total movilidad, vivir en una ciudad diferente a la del puesto de trabajo y ahorrar tiempo y dinero en transporte.

3. Vacaciones

La libertad a la hora de elegir los días de vacaciones es algo que pocas empresas ofrecen. Sin embargo, se trata de un aspecto muy valorado, siempre que el tipo de actividad lo permita. Las vacaciones flexibles pueden implantarse en función de los proyectos o tareas, en vez de hacerlo en base al número de días trabajados o las horas que establece la ley.

4. Beneficios sociales

Incluir una serie de retribuciones o beneficios a los empleados es otra de las tendencias en flexibilidad laboral. Los seguros médicos, los cheques guardería o los tickets restaurante facilitan la vida personal de la plantilla y les motivan para trabajar en una u otra compañía. Este aspecto nos hace ver que el salario no es la única motivación del talento a la hora de decantarse por una empresa u otra.

¿Por qué la flexibilidad laboral sigue siendo un reto para las empresas?

España nunca ha destacado por ser un referente en flexibilidad laboral, aunque hay que destacar el impulso que algunos métodos de flexibilidad, como el trabajo en remoto, ha tenido en los últimos meses, debido a la crisis del COVID-19. De hecho, según un estudio de la AIMC, actualmente, el 18 % de los trabajadores sigue teletrabajando, lo que supone multiplicar por dos la cifra que había antes de la pandemia.

No obstante, hay todavía muchos retos que la empresa española tiene que solventar para estar al nivel de flexibilidad de otros países:

1. Cultura

La gran mayoría de los empresarios sigue la conocida como cultura presencialista: solo si el empleado está físicamente en la oficina el jefe cree que está trabajando. Dicho de otra forma: si no lo ve, no se fía de que esté cumpliendo con su labor. Esta idea es difícil de erradicar, pero en la práctica hay métodos de control de la productividad sin tener que estar presencialmente en la oficina.

2. Trabajar por objetivos

Al hilo de lo anterior, pocos son los gerentes que tienen unos objetivos claros y definidos para su plantilla. Esto requiere un esfuerzo extra pero mide, de una forma muy real, cuál es el desempeño del trabajador mientras le ofrece toda la flexibilidad que necesita.

3. Falta de tecnología «corporate»

Con el boom del teletrabajo se ha demostrado que los empleados preferían utilizar sus equipos tecnológicos porque eran mucho más avanzados que los de la empresa. En otras ocasiones, esta ha sido incapaz de proporcionar herramientas tecnológicas adecuadas a su equipo para trabajar en remoto.

4. Falta de incentivos

Los empresarios que no se atrevan a dar el salto a la flexibilidad laboral podrían decidirse si tuvieran incentivos por parte de la Administración. Algunos están concienciados con el tema, pero temen tener problemas en el negocio si se muestran demasiado complacientes.

Flexibilidad laboral, ¿sí o no?

En definitiva, se puede decir que aún queda mucho camino por recorrer para que la mayoría de las empresas en España instauren medidas reales de flexibilidad laboral. Si se puede extraer algo positivo de la pandemia es el impulso que ha provocado en algunas de estas medidas, como el teletrabajo.

Como indica Randstad, el coronavirus ha impulsado el trabajo en remoto en los negocios españoles a un nivel similar al de países con una cultura laboral más flexible. Esperemos que la tendencia solo vaya en aumento.

Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica