Delegaciones Contacto
Artículo

Gig Economy: la nueva transformación digital

La Gig Economy es una situación laboral en que los trabajadores son contratados puntualmente para trabajos esporádicos en función de lo que necesite la empresa.

¿En qué consiste Gig Economy?

Esta nueva forma de ver el mercado laboral pone en contacto profesionales de cierto sector con potenciales clientes que necesitan sus servicios. Permite que estos primeros sean contratados puntualmente cuando los segundos lo necesiten. Si un profesional está especializado en ciertas funciones, o se prepara para otras, la empresa puede contactar con él para que realice ciertos trabajos esporádicos que necesita. Sin compromisos, nada más que el asumido en ese encargo concreto.

Economía de pequeños encargos

Sin tener que contratar a nadie en plantilla, ni proporcionarle recursos ni nada, solo pagar por lo que necesitan.

Es la economía de los pequeños encargos, en que los profesionales se ofrecen a los clientes que puedan encontrar en las funciones que saben realizar mientras que las empresas los contratan para ocasiones puntuales siempre que lo necesiten.

Por ejemplo, una empresa necesita una nota de prensa y contrata a un periodista solamente por ese trabajo es Gig Economy. Puede contratar un asesor solo para hacer la declaración de la renta, una limpiadora para limpiar la oficina un día concreto, un fotógrafo para cierto evento, etc.

Las empresas contratarán rápido

Las empresas no tienen la necesidad de contratar en su plantilla a ciertos profesionales, ni tenerlos fijos en ella, ya que pueden hacerles encargos siempre que lo necesiten. Así, pueden acceder a profesionales especializados a los que no podrían contratar dentro de su plantilla porque no les sería viable. Esto les permite acceder a los servicios que necesitan en todo momento.

Plataformas para Gig Economy

Actualmente, hay una gran cantidad de startups y plataformas que han nacido para ponérselo más fácil a la economía colaborativa, dos tendencias en auge en el día de hoy que han llegado para quedarse. La Gig Economy en el mercado laboral está pegando fuerte, pero aún le queda mucho para instalarse en nuestro país.

Los trabajadores pueden encontrar trabajo sin tener más que acudir a esta plataforma, mientras que para las empresas es suficiente ir a ella y elegir un profesional de acuerdo a su presupuesto y necesidades para que alguien se haga cargo de sus requerimientos.

Actualmente, hay una gran cantidad de startups y plataformas que han nacido para ponérselo más fácil a la Gig Economy y a la economía colaborativa

¿Cómo afecta la Gig Economy a las empresas?

Las empresas serán más ágiles, ya que podrán contratar los servicios que necesitan de manera inmediata, pagando solo por lo que usan y reduciendo sus costes de estructura. Ahorran el dinero que les supondría contratar profesionales para tareas muy específicas, a la vez que no tienen que renunciar a nada por no poder permitirse contratar a alguien.

Las empresas pueden obtener los servicios que necesitan, incluso los más innovadores, ya que tendrán gran cantidad de profesionales a su disposición para realizar las tareas que les encarguen al precio fijado. Pueden ser más competitivas.

Menos gastos y recursos

En muchos casos, no tienen que aportar ni infraestructura ni herramientas de trabajo para los profesionales ya que estos se ocupan de todos los gastos. Solo pagar por hora o servicio al profesional contratado. Aunque les suponga un gasto extra en el momento que lo hagan, en realidad están ahorrando dinero.

Servicios especializados con intermediarios

Todo esto es posible gracias a las nuevas tecnologías que permiten contratar profesionales en cuestión de segundos, con intermediarios dispuestos a poner en contacto ambas partes. Uno de los ejemplos más claros es Uber, pero no es el único. Las empresas pueden acceder a un buen servicio especializado casi en el momento, cubriendo sus necesidades existentes en todo momento de manos de profesionales.

gig economy

Ventajas y peligros de la llegada de este nuevo modelo

Ventajas de la Gig Economy para los profesionales

Los profesionales pueden organizar su tiempo como les convenga, accediendo a más o menos proyectos según su disponibilidad. Este puede ser su trabajo principal o un complemento. Pueden ganar más dinero incluso aunque trabajen fijos para una empresa

Los profesionales pueden trabajar desde su casa con la Gig Economy, dependiendo del trabajo que desempeñen, e incluso llegar a clientes de todo el mundo. Se les abre un mundo de posibilidades, sin tener que limitarse ni geográficamente ni en clientes ni en prácticamente nada.

Hasta que el mercado lo permita, habrá empresas dispuestas a pagar cada vez menos a los profesionales que estén dispuestos. Siempre habrá alguien que pueda hacerlo a un menor precio

Conciliación y vacaciones

También es una posibilidad interesante de compatibilizar el trabajo con la vida personal, ya que no están limitados a los horarios de ninguna empresa ni trabajos preestablecidos. El profesional hace las horas que quiere, las que le contraten, y cobra por ellas.

Es una buena forma de que los profesionales freelance tengan vacaciones, ya que no tienen tantos compromisos con sus clientes como de otra forma. Pueden aceptar encargos en función de su disponibilidad, sin miedo a lo que pueda pasar si no lo hacen. Incluso es posible trabajar 10 meses al año y tomarse 2 de vacaciones.

Peligros de la Gig Economy

Una de las principales desventajas que tienen este tipo de trabajos es que se podría llegar a una mayor precariedad en el mercado laboral. Los profesionales puede que tengan que estar pasándose mucho tiempo buscándose la vida, con la consecuente inestabilidad laboral que esto supone, con unos meses de más trabajo y otros de menos.

Los ordenadores también se comerán mucho trabajo, ya que muchas tareas se automatizarán, lo que hará que se pierdan muchos puestos de trabajo. Los profesionales tendrán que reciclarse profesionalmente todavía más para sobrevivir en un mercado laboral cambiante. La tecnología favorece en cierto modo a los profesionales, pero por otro lado no, ya que los está supliendo.

Menos pago, más gastos que afrontar

Podría incluso llegar a infravalorarse las profesiones, con empresas dispuestas a pagar cada vez menos a los profesionales que estén dispuestos. Como sucede ahora, pero a una mayor escala. Hasta que el mercado lo permita, sobre todo porque siempre habrá alguien que pueda hacerlo a un menor precio.

Los profesionales van a tener que correr con los gastos ocasionados por su actividad, un coste que ahorrarán las empresas, por lo que tendrán que adquirir todo lo relacionado con su trabajo. Si alguien decide hacer mudanzas puntuales tendrá que hacerse con las furgonetas, o alquilarla, y demás gastos derivados de la actividad que asuma, por poner un ejemplo.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica