Delegaciones Contacto
Chatea. Participa. Comparte.
Descubre APD Suite, una red exclusiva de alto nivel, donde los usuarios tienen el control total sobre su privacidad y visibilidad.
Artículo

Beneficios de la gamificación empresarial: impulsa el crecimiento de tu empresa

Que los niños aprenden jugando es un hecho. Basta recordar cómo memorizar la tabla de multiplicar con una cancioncilla ayudaba a retener que 9×6 son 54. Sin embargo, esta afirmación categórica no es exclusiva del público infantil, sino que también los adultos tienen la posibilidad de pasar un rato divertido mientras amplían sus conocimientos. Hablamos de los beneficios de la gamificación empresarial.

Aprender a través del juego, aprender motivados 

“A través de la gamificación se logra que las personas aprendan de una manera más eficaz, aportando un plus de naturalidad y de motivación al hecho de aprender”, asegura Mertxe Gordillo, pedagoga tecnológica.

Según la experta especializada en Gestión de Proyectos e-Learning, la gamificación no trata el juego por el juego, sino que busca aprender mediante él: “El contenido que hay detrás del juego es exactamente el mismo que hay detrás de un curso, solo que de una manera más motivadora”, aclara Gordillo.

Su experiencia en entornos virtuales la ha llevado a estar en contacto con la gamificación de manera frecuente. En sus años de trabajo, Gordillo ha constatado que los participantes de la metodología se sienten mucho más atraídos por la materia a tratar aunque a priori resulte de lo más aburrida.

Gamificación empresarial para una plantilla formada e implicada

Las ventajas de la gamificación frente a otros sistemas de aprendizaje son muchas y variadas, aunque queda claro que ninguno de ellos es mejor que el otro. “Existen otras opciones de formación online que pueden responder a otras necesidades y momentos en los que se encuentre el cliente”, explica Gordillo, quien nos recuerda que “los cursos online no han quedado en absoluto en el olvido” pese a la implementación y generalización de la gamificación como método de aprendizaje.

Sin embargo, la experta apunta que uno de los elementos que hacen de la gamificación un sistema perfecto para aprender, es el hecho de que “es a través del juego como mejor se fomenta el sentimiento de pertenencia e identidad en la organización”.

Estos son los beneficios de la gamificación empresarial

Además de fomentar ese sentimiento de pertenencia a una empresa y crear lazos a diferentes niveles entre los compañeros, la gamificación empresarial conlleva otros beneficios para aquellas compañías que lo ponen en práctica.

  • Mejora de la productividad y la motivación. Está comprobado que cuanto más motivados estamos, más productivos somos en nuestro trabajo. 
  • Fomento de la creatividad. Ser más creativos nos ayuda a encontrar soluciones a problemas de una forma más rápida y con mejores resultados. Grandes empresas como Google dedican parte de la jornada laboral a actividades lúdicas que fomenten la creación de nuevas ideas.
  • Mejora de la comunicación. Tanto a nivel interno dentro de un departamento como en los diferentes niveles de la estructura de una empresa, la comunicación es fundamental para el buen funcionamiento conjunto.
  • Introducción de nuevas dinámicas. Desarrollar el crecimiento del empleado y de la empresa en general a través de la innovación es siempre garantía de éxito.
  • Desarrollo de habilidades específicas. La gamificación ayuda a que cada uno de los miembros de un equipo desarrolle y fortalezca las habilidades innatas.
  • Mejora de la imagen de marca. Esta mejora no tiene por qué ser únicamente hacia los potenciales clientes, sino que también es beneficioso trabajarla de cara a los propios empleados. Que conozcan las características de la empresa y perciban sus valores les ayudará a sentirse más implicados.

Los errores más comunes de la gamificación en empresas

A pesar de que el ser humano está predispuesto positivamente al juego y lo identifica como algo atractivo de manera natural, hay que evitar determinados errores que pueden hacer fracasar esta metodología. 

Entre los fallos más comunes está el hecho de que los esfuerzos se centren en el juego y no en los intentos por hacer que las personas adquieran e interioricen conocimientos: “A veces se plantean juegos con normas complejas y esto despista al usuario del objetivo que queremos abordar, que es que aprenda”, sentencia la pedagoga.

Otro de los errores es olvidar que “se debe tener siempre presente al interlocutor en el juego y prestar atención a sus motivaciones, sus competencias digitales, etc”.

Además, es importante tener en cuenta que no se puede convertir la gamificación en una pura competición pues, en este caso, se estaría obviando el objetivo principal –el aprendizaje–: se pretende que el usuario “se enganche y aprenda, no solo que gane”. Se debe evitar el fomento de la competitividad, ya que estaríamos consiguiendo el objetivo opuesto.

En cuanto a los inconvenientes de la metodología, Gordillo solo encuentra uno: “Si se implementa correctamente, un proyecto de gamificación no tiene desventajas salvo que genera ganas de más… en positivo, por supuesto”.

En definitiva, la gamificación empresarial puede ser la herramienta que tu compañía necesita para estar más unida, mejor formada y seguir el camino hacia el éxito.

Te puede interesar
Categorías
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica