Delegaciones Contacto
Artículo

Retención del talento en las empresas, el gran reto

La retención de talento es una estrategia que engloba un conjunto de premisas por las cuales la empresa trata de conservar a personas que demuestran calidad en su trabajo, buen desempeño y actitud. Contar con personas así y que además aporten valor a la empresa resulta clave para cualquier estrategia de negocio. Como contrapartida las personas tienen una serie de necesidades que cubrir y cuanto mejor lo haga y las cubra una organización, más duradera será la experiencia del empleado.

Importancia de la retención del talento en las empresas

Las últimas tendencias de los recursos humanos ponen foco en la mejora de la experiencia del empleado, una técnica que ha ido evolucionando y que ha incorporado beneficios que los trabajadores han demandado con el paso del tiempo. Generar una imagen de marca positiva ha sido una de las labores que han pretendido desde las organizaciones con el objetivo de atraer y retener al mejor talento.

El mundo laboral ha evolucionado y las personas han tenido que adaptarse a la nueva  oferta y demanda. El acceso a una buena educación ha sido siempre el primer paso para alcanzar la cualificación laboral, aunque hoy en día, con la irrupción de las nuevas tecnologías, tener estudios no es suficiente para ser considerado “altamente cualificado” en el mundo empresarial. Las profesiones necesitan especialización y los futuros empleados también.

Las empresas demandan personas instruidas y cualificadas pero además que sean comprometidas y con dotes para el liderazgo.

Factores que valoran los empleados

Son muchos y variados los factores que valoran los trabajadores para acceder a una empresa o bien para permanecer en ella.

1. Salario

No nos vamos a engañar, el principal es el salario (y no el emocional que veremos más adelante) que constituye la principal contraprestación que necesita un trabajador para evaluar un puesto. No es el único ni el más importante, ya que esto depende de la circunstancia de cada uno, pero quizá constituya el núcleo sobre el que pivotan los demás. La remuneración económica determina muchos aspectos de nuestra vida y por ello cobra un protagonismo especial que la empresa ha de considerar.

2. Conciliación

Otro factor muy valorado es la conciliación de la vida laboral y personal. Poder combinar y atender de forma equilibrada aspectos personales es un beneficio que demandan los empleados y que aunque parezca obvio en ocasiones no lo es. La flexibilidad horaria permitirá que podamos llevar a cabo la conciliación: no significa hacer las horas que uno quiera ni como quiera, se trata de poder desempeñar tu vida laboral sin perjudicar a la personal.

3. Clima laboral

Las relaciones y el ambiente generado por las emociones de quienes conforman esa organización. Un buen clima laboral es percibido como algo muy positivo por parte de los trabajadores, al fin y al cabo es el espacio y entorno en el que tenemos que pasar gran parte del día y donde tenemos que desempeñar nuestra labor profesional. La toxicidad en el puesto de trabajo puede generar una imagen de marca muy negativa de la empresa.

4. Oportunidades de desarrollo y crecimiento

Cuando nos sentimos comprometidos y satisfechos con nuestro trabajo, necesitamos ver que existen oportunidades para crecer o para movernos dentro de la organización, un cambio que secunde nuestras inquietudes y que permita mantenernos motivados. Las empresas que ofrecen oportunidades de crecimiento o de movimiento transversal son mejor valoradas por aquellos trabajadores que necesitan sentir que cuando llegan a dominar su puesto no se van a estancar sino que van a tener la oportunidad de crecer dentro.

La comunicación y la transparencia son esenciales para que todo lo anterior sea visible y llegue de forma clara a toda la organización.

Estrategias de retención del talento

La retención del talento es un indicador que minimiza la rotación laboral y que ayuda a mejorar la estabilidad y la continuidad de la organización, dos aspectos fundamentales para la competitividad empresarial. Pero, ¿cómo conseguir esa retención? Elaborando estrategias que aborden las necesidades de los trabajadores y que sean lo suficientemente atractivas como para lograr su principal objetivo. Véamos 3 en concreto:

  1. Employer branding

Es la estrategia de retención de talento por antonomasia. Una de las áreas de desarrollo y principal dedicación de los recursos humanos de una organización. La estrategia pone su atención en la imagen de marca que genera una empresa con el objetivo de atraer y retener talento. La imagen de marca determina la opinión y visión de un trabajador hacia la empresa. Una imagen de marca positiva se caracteriza por la transmisión de valores que caracterizan a la compañía, el conocimiento de sus prioridades y el salario emocional que ofrece a sus trabajadores.

  1. Programas de inmersión

El talento joven tiende a la rotación laboral y en ocasiones ésta resulta desmedida dado que ninguna empresa da con las necesidades de estos profesionales junior. Los programas de inmersión pueden ayudar  a los jóvenes a conocer en profundidad las raíces de una empresa, su cultura, su clima laboral y sus beneficios, para ayudarles a generar un sentimiento de pertenencia y compromiso que les ayude a estabilizarse en un determinado puesto.

  1. Planes de reconocimiento, recompensa y desarrollo

Esta estrategia bascula sobre tres grandes pilares: reconocimiento, recompensa y desarrollo en la organización. Muchos estudios aseguran que una de las principales preocupaciones de los empleados es su falta de apreciación del trabajo que desempeñan. Algo tan sencillo que no se está haciendo y que puede generar mucha frustración. Sentirse valorado y reconocido en el puesto de trabajo es vital para poder dar lo mejor de nosotros mismos y aumentar la productividad de la empresa.

El desarrollo y la generación de oportunidades dentro de la empresa también constituye un factor de motivación que sin duda valorará un empleado a la hora de quedarse en una empresa: si puede crecer y desarrollarse profesionalmente lo hará dentro de la casa.

Y por último, y no menos importante, el sistema de recompensa que tenga la organización determinará la decisión de la persona para mantener su puesto o por el contrario buscar uno mejor remunerado y valorado.

Son muchas las herramientas que puede utilizar y poner en funcionamiento la organización para retener a su mejor talento, la práctica constata que desde el punto de vista empresarial cuesta activarlas y poner el foco en los empleados, aunque cada vez más el Employer Branding está presente en nuestras organizaciones con el propósito de generar un sentimiento de pertenencia que contribuya a la fidelización de las personas. El talento es sin duda el petróleo del S.XXI y atraerlo y retenerlo el gran reto de las empresas.

Aurora Laporta
Responsable Digital para APD Centro.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica